¿Quién fue “Recy Taylor”? La historia que Oprah Winfrey expuso en los “Golden Globs”

Del documental: La violación de Recy Taylor (The Rape of Recy Taylor), de Nancy Buirski.
534

La noche del 7 de enero de 2018 Oprah Winfrey nos recordó la historia de Recy Taylor. Una historia que –como bien mencionó Oprah en los Globos de Oro- “Todos deberíamos conocer”.

Era el 3 de septiembre de 1944 cuando Recy Taylor de 24 años de edad regresaba de la iglesia y un auto se acercó. Conducido por Hugo Wilson y otros seis hombres blancos y armados obligaron a subir Taylor para llevarla al bosque. La violentaron, agredieron, torturaron y violaron. Por desgracia ese fue sólo el principio del martirio.

En ese entonces como ahora, la palabra de una mujer valía muy poco. Recy Taylor acudió a la policía a levantar cargos. Se identificó el autor y al conductor pero la “sanción” terminó en una ridícula multa y los demás hombres ni siquiera recibieron cargos. Al parecer ultrajar y violar a una mujer era –y aún parece que hoy es- poca cosa.

Recy Taylor hijo
Del documental: La violación de Recy Taylor (The Rape of Recy Taylor), de Nancy Buirski.

Tras la negativa de la policía por ayudarla, Recy Taylor se dirigió a la Asociación Nacional por los Avances de la Gente de Color (NAACP). Una organización con un historial de lucha y activismo por los derechos y la igualdad de las personas de color. Ahí encontró el apoyo –nada más y nada menos- que de Rosa Parks. (Sí, la mujer que el 1 de diciembre de 1955  en Montgomery, Alabama se negara a cederle el asiento a un hombre blanco en el autobús y propiciara un hito en la lucha por los derechos de igualdad entre su gente).

Pero tras muchos esfuerzos, luchas y movilizaciones, parecía que el delito no había sido la violación de Taylor por aquellos hombres blancos, sino que Recy se atreviera a hablar. Esto la llevó a ser ignorada, insultada, a recibir amenazas y burlas. Y todo por querer decir la verdad.

Fue hasta el 2011 cuando el estado de Alabama pidió disculpas a Recy Taylor de forma oficial por “fracasar en perseguir a sus agresores”. Un acto apenar reparador y que se acerca poco al castigo que sus agresores merecían.

Taylor murió a los 97 años esperando toda su vida recibir justicia, pero esta nunca llegó. Sin embargo, sí marco un antes y un después en la lucha de las mujeres negras (y de las mujeres en general) por ser escuchadas y perseverar en alcanzar justicia.

Así como no hay que olvidar a Recy Taylor, así tampoco hay que olvidar a las miles de mujeres en espera de justicia. Por las que se fueron y por las que todavía están aquí. Ante la falla del Estado en defenderlas y protegerlas, a nosotrxs nos queda la memoria. ¡Se lo debemos!