Black Museum (Black Mirror) Análisis y Argumento

Netflix
2.652

¡Ojo! La sección se llama SPOILERS ¿Adivina qué vas a encontrar?

Black Museum es el last but not least de esta nueva temporada 4 que -a opinión de muchos- resulta la más light por no decir la menos impactante. Black Mirror es la famosa serie de Netflix que parece haber pasado de la grandeza a la catástrofe o de gloria al desastre. Y sin embargo no ha dejado de ser impactante y darnos mucho de qué pesar. Nosotros no te vamos a hablar de lo obvio sino que nos saldremos de la caja: ¿Listx?

Análisis y Argumento

¿La transferencia de conciencia es posible? ¿Cuáles son sus consecuencias en los humanos? Podrá parecerte extraño pero estas no son las tesis de donde sostiene este episodio. Este capítulo se enfoca en los efectos y en las consecuencias negativas de nuestro uso de la tecnología (del usuario y del diseñador), más allá de la tecnología misma. El control, la dominación y el poder –sobre uno mismo y los otros- tienen más peso en la trama que el código, la función o los alcances de las nuevas máquinas.

Black Museum Black Mirror Netflix 5
Netflix

Lo que está en juego no es un gatget sino la humanidad misma. Rolo Haynes se aprovecha de las necesidades humanas –ayudar a un paciente, regresar a una madre con su hijo, ayudar a la familia- para llevar a cabo sus pruebas. Lo humano entonces -en uso de las tecnologías- alcanza límites inimaginables más allá de la programación de la máquina y del supuesto destino biológico del homo sapiens. ¿Cómo? Ah!, pues aquí va nuestra bonita explicación.

Del dolor al placer

Experimentar dolor sin sentir dolor, es decir sin consecuencias. Esta es la primera tesis del episodio. Y aún más: Sentir placer del dolor sin experimentar consecuencias. Es conocido que la costumbre al dolor puede causar adicción o que ciertos umbrales provocan placer. Nada nuevo bajo el sol excepto por la prótesis puesta al doctor Dawson.

Miedo, placer, dolor, muerte. A pesar de la prótesis las sensaciones y emociones que experimenta son absolutamente humanas. También lo es el placer de provocarlo a alguien más, esto sólo aumenta de dimensión por el uso de la tecnología.

Black Museum Black Mirror Netflix 2
Netflix

Suponiendo que exista tal tecnología ¿Un doctor será siempre adicto al dolor por tener una transferencia de sensaciones físicas? Nadie lo sabe. Ni el doctor ni el propio desarrollador (Haynes). Es sabido que los grandes malvados de la historia sienten placer al causar daño a sus víctimas. Entonces, lo tecnológico no tendría nada que ver. (pero de eso escribimos más adelante)

Monkey needs a hug

Esta vez no se trata de una trasferencia de sensaciones físicas, sino de la transferencia digital de la mente o Cookies. En esta micro historia se plantea que tu mente puede estar en otro cuerpo o incluso en una máquina sin perder tus percepciones, tus recuerdos y ¿tu vida?

Black Museum supone (y en general Black Mirror y todas estas series de Netflix que hablan sobre el futuro y las nuevas tecnologías) que tu mente o conciencia es únicamente una database. No solo tus conocimientos son archivos y tus sensaciones son estimulaciones eléctricas. Sino que tus recueros, esos que vives con los ojos, que experimentas con tus sentidos y que recreas e inventas una y otra vez con cada poro pueden sustituirse por un registro de datos y ser puestos en un contenedor digital. ¿De verdad?

Black Museum Black Mirror Netflix 3
Netflix

Nadie se lo cuestiona. Todavía no es real pero ya es un hecho. Tanto así que incluso los abogados del futuro defenderán los derechos humanos de las cookies. ¿Una base de datos tiene vida? Y más importante ¿Esa vida es humana? Y ¿Puede tener derechos? Respuesta: Monkey needs a hug. (no es un sí ni un no)

Venganza en holograma

El dolor sin consecuencias se hace presente de nuevo. Pero no el propio sino el de alguien más. Dañar al alguien una y otra vez -no porque es una orden como en el experimento Milgram– sino porque resulta atractivo y placentero. Y si era un asesino que se lo merece ¡más! (Hablamos del convicto y de Rolo Haynes) Al final el villano disfruta el dolor y la justiciera también.

Absorber la conciencia de un cuerpo, sin cuerpo. En Black Mirror al cuerpo siempre le va mal. Habla de él como si no fuera parte de nuestro ser humano. Como si le diera una posición privilegiada a la conciencia, a la razón y a la memoria sobre el cuerpo que siente, que piensa y que vive. Cuando no lo deja fuera, lo pone en muy mala posición (Dawson y su adicción al dolor corporal)

Black Museum Black Mirror Netflix 4
Netflix

Esto no es culpa de Netflix, ni de Black Museum, ni mucho menos de la tecnología sino que procede de dos ideologías muy fuertes en nuestro días: 1. La confianza ciega en que la ciencia y la tecnología nos llevarán a un futuro mejor por sus innovaciones, y además que son el único camino para conseguir progreso. 2. La vergüenza que tenemos de nuestro propio cuerpo, pues comparado con una máquina, ésta es más resistente, más fuerte y más rápida.

Corolario

¡Te tenemos noticias!: Black Museum no habla del futuro. Habla del presente de los humanos y hasta donde pueden llegar en su afán de conseguir dolor, placer y venganza– con el pretexto de la tecnología-. Así como lo hacía La Dimensión Desconocida y sus historias fantásticas – con pretexto de la magia y los sortilegios-.